martes, 18 de julio de 2017

Catalunya perd grans declarants

Entre el 2007 i el 2015, Catalunya i el conjunt d’Espanya van perdre gairebé un de cada quatre declarants de rendes anuals superiors als 150.000 euros.

  
Efecte “fugida” davant la inestabilitat política?

  
Tot i que amb menys intensitat, el descens de grans contribuents també es va produir en la franja de les persones que van declarar entre 60.000 i 150.000 euros, també tant a Catalunya com al conjunt de l’Estat.

A la Comunitat de Madrid, però, va passar el contrari.

Si s’observen les liquidacions de la declaració de l’IRPF que ha publicat recentment l’Agència Tributària, es pot comprovar que, efectivament, hi ha una comunitat autònoma que ha viscut una realitat diferent durant els anys de crisi.

Madrid ha aconseguit arribar al 2015 –l’últim any amb dades disponibles– amb gairebé el mateix nombre de declarants de més de 150.000 euros anuals (només n’ha perdut un 2%, enfront del 23% de Catalunya i del total espanyol), i ha pogut fins i tot augmentar el nombre de persones que declaren tenir uns ingressos d’entre 60.000 i 150.000 euros (a diferència de Catalunya i d’Espanya, que n’han perdut un 6% i un 5%, respectivament).

“Madrid és un paradís fiscal per a les persones, no per a les empreses”, explicava a l’ARA fa uns dies Jordi Guarch, fiscalista de Roca Junyent.

Això ha permès que el 2015 Madrid tingués 8.000 persones més que el 2007 amb ingressos superiors a 60.000 euros.

En canvi, a Catalunya les persones en aquesta situació van caure en prop de 15.000 ciutadans.

L’IRPF és un dels tributs transferits parcialment a les comunitats autònomes, que poden decidir de quina manera graven el tram sobre el qual tenen poder de decisió.

En aquest cas, Madrid és històricament la comunitat de l’Estat amb menys pressió sobre l’IRPF, fins al punt que, tal com detalla l’últim estudi del Consell General d’Economistes i Assessors Fiscals, per a un contribuent que declara rendes del treball de 220.000 euros l’any, solter, menor de 65 anys i sense fills, tributar a Madrid suposa pagar 3.962 euros menys d’impostos que a Catalunya.

Aquest fet, juntament amb la supressió de l’impost de patrimoni i la baixa tributació en el de successions fan de Madrid un imant per a les grans fortunes que ni tan sols la crisi ha pogut deteriorar.

  
L’atractiu de les grans fortunes

L’atracció de les grans fortunes és un caramel molt atractiu per a les arques públiques.

Si s’analitzen les declaracions de l’IRPF, prop d’un 5% dels contribuents aporten un 20% de la recaptació total per aquest impost.

Aquest 5% de contribuents són, justament, els que declaren més de 60.000 euros d’ingressos.

En el cas de Catalunya, el 2015 hi havia prop de 20.000 persones que van declarar més de 150.000 euros bruts anuals.

Són un 0,5% del total de persones que van fer la declaració de la renda, però suposen un 5,8% de la recaptació.

Aquells que van declarar entre 60.000 i 150.000 euros van suposar un 4% dels contribuents, però van aportar un 14,3% dels ingressos en IRPF.

En canvi, el tram que inclou un percentatge de liquidacions més elevat és aquell que comprèn les persones que ingressen entre 12.000 i 21.000 euros l’any.

Suposen un 24,6% de les liquidacions i, en canvi, recapten un 19,7% de tots els impostos, un percentatge similar al que aporten les grans fortunes.

Gràcies a l’atracció de grans fortunes (i a altres factors decisius, com l’efecte capitalitat), Madrid s’ha convertit en la gran recaptadora d’impostos.

Tot i que representa menys del 19% del PIB espanyol,  suposa un 50% de la recaptació total d’impostos (o un 39% en el cas de l’IRPF).

Catalunya, en canvi, aporta un 21% dels ingressos tributaris tot i tenir un PIB una mica superior.

El comportament diferencial de Madrid respecte a la resta d’Espanya es restringeix exclusivament als treballadors d’ingressos alts.

Si s’observa el comportament de la resta de treballadors durant els mateixos anys, Madrid ha seguit un esquema similar al de la resta de l’Estat, Catalunya inclosa.

En tots els casos es van disparar les declaracions que presentaven bases negatives (que es donen per pèrdues en vendes immobiliàries o patrimonials), amb la particularitat que les bases negatives van créixer la meitat a Madrid que a Catalunya.

A banda de les bases negatives, les liquidacions que més han crescut són les que corresponen a rendes de fins a 1.500 euros l’any.

Tant en el cas de Catalunya, com d’Espanya, com de Madrid, aquesta mena de declaracions s’han multiplicat per dos, o fins i tot una mica més.


Símptomes de recuperació

Les declaracions de l’IRPF també mostren la progressiva arribada de la recuperació econòmica.

Tot i que el nombre de grans declarants hagi caigut respecte al 2007, ja fa cinc anys que la xifra va a l’alça, augmentant lentament any a any.

El nombre de persones que ingressen més de 150.000 euros es troba actualment a un nivell similar al del 2009.

A més, en els últims anys també s’han recuperat les rendes mitjanes, tot i que les rendes més baixes, dels trams entre 6.000 i 21.000 euros anuals, han caigut fins a un 40%.


Així doncs, si la declaració de l’IRPF ens permet fer una radiografia de l’impacte de la recessió en els contribuents espanyols, també ens permet comprovar que l’imant de Madrid amb les grans fortunes és a prova de crisis.

La tasa de ahorro de las familias cae a la mitad del nivel que alcanzó en 2009


Los bajos salarios explican en parte esta tendencia que podría frenar el consumo y la reducción de la deuda de las familias.


La tasa de ahorro de los hogares españoles ha caído en marzo de este año a la mitad desde el pico de la crisis y se acerca del mínimo histórico.

La cota más baja se registró en 2008, cuando llegó al 5,8% de la renta disponible anual; ahora está en el 7%, muy lejos del 14% que rozó en 2009.

De continuar así, se frenará el consumo y se ralentizará el proceso de reducción de deuda de las familias, todavía necesario a la vista de las pobres perspectivas demográficas y, por tanto, de crecimiento.

Los reducidos tipos de interés, el fin de la incertidumbre económica, la compra de vivienda y los sueldos bajos explican esta tendencia.

El porcentaje de la renta anual que los hogares destinan al ahorro se ha desplomado en el primer trimestre de 2017.

El ahorro tocó su punto más bajo en 2008, justo en la irrupción de la crisis, cuando las familias intentaron mantener el consumo pese a la caída de la actividad.

Desde entonces, se ha disparado por la incertidumbre, el miedo a perder el trabajo y la necesidad de reducir las deudas.

Ocurrió lo que se denomina ahorro por precaución.

Y ahora que las perspectivas mejoran, el ahorro cae, pero por razones distintas de las de 2008.

En España casi todo lo que se ahorra se destina a amortizar la hipoteca.

De ahí que con el ahorro disparado, las familias recortasen su deuda hipotecaria en 140.000 millones desde 2010, según el Banco de España.

Esta circunstancia hace que los hogares ya no necesiten amortizar tanta deuda.

Gracias al BCE, los intereses son además tan bajos que representan una carga menor que nunca: según el Banco de España, la factura de intereses que afrontan las familias se ha desplomado hasta el 1,5% del PIB anual, unos 16.000 millones, un mínimo histórico lejos del 4,9% que llegaron a abonar a principios de la crisis, unos 50.000 millones.

Incluso más importante que lo anterior: el ahorro también desciende porque la incertidumbre se ha desvanecido.

Los trabajadores han perdido el miedo a quedarse sin empleo.

Ya no hace falta acumular un colchón financiero.

Este hecho hizo que se dejara de comprar en medio de la recesión.

Pero tan pronto como se atisbó la recuperación, esta demanda se liberó y provocó un crecimiento del consumo por encima de lo que subían las rentas: el dinero se destinó a productos duraderos cuya renovación se había pospuesto con la crisis.

 A la vez, la encuesta de presupuestos familiares muestra que los hogares han elevado el gasto en bienes no esenciales, como comunicaciones, muebles y restaurantes.

Esto supone un empuje para la economía porque contribuye al círculo virtuoso de más empleo, más consumo y, en consecuencia, más crecimiento.

Los bajos salarios influyen mucho en la caída del ahorro.

Por un lado, las expectativas de mayores ingresos en el futuro han elevado el consumo y deprimido el ahorro.

Pero también, en sentido contrario, los menores salarios impiden que las rentas bajas ahorren.

El 60% de los hogares prácticamente no ahorra.

Por otra parte, los bancos apenas remuneran los depósitos.

Y eso tampoco incentiva el ahorro.

La teoría dice que el ahorro es importante para poder financiar la inversión que necesita la economía sin tener que recurrir a la deuda de otros países.

Sin embargo, por el momento la economía arroja un saldo positivo con el exterior.

Estos datos de ahorro no son tan preocupantes en la medida en que tenemos superávit exterior y se están pagando las deudas en manos de extranjeros.

Además, existen otras explicaciones:

“Parte de esa caída del ahorro podría achacarse a que en España muchas familias tienen un negocio familiar. Y ahora que las cosas van bien, trasladan el ahorro familiar hacia la expansión de sus negocios”.
Rafael Doménech, economista de BBVA.


Menos consumo

El informe de BBVA señala:

“Una tasa de ahorro baja apunta que el avance de la demanda interna podría ser algo menos dinámico durante los siguientes meses”.
Es decir, antes el consumo crecía más que las rentas porque se recurría al ahorro.

Pero en los próximos meses ya no se podrá consumir a ese ritmo con un ahorro tan débil.

Pero los problemas van más allá...

Hace falta más ahorro para poder invertir más y proseguir con el desendeudamiento, ya que la deuda pública es muy elevada y la privada sigue por encima de países como Alemania o Francia.

Cuando se tiene en cuenta el todavía alto nivel de deuda de las familias, el tamaño de la deuda pública, las pobres perspectivas de crecimiento de la productividad y el impacto del envejecimiento demográfico, hay que preocuparse por si las familias españolas han acumulado suficiente ahorro para hacer frente a sus necesidades de consumo en el medio y largo plazo.






Un incentivo a endeudarse

La economía crece más que los tipos de interés. Y la inflación también sube. Por eso, la economía española tiene tipos reales negativos: el coste de endeudarse es pequeño porque el crecimiento del PIB y de la inflación bastan para pagar los intereses. Así, aunque la deuda siga bajando, su caída se ralentiza. La urgencia de ahorrar para pagar deuda desaparece y crece el incentivo para endeudarse. Esto explica el repunte de la compra de viviendas, señala el economista José Domingo Roselló.




jueves, 2 de julio de 2015

La racionalización

Es característica de todas las industrias que emplean mucho capital que, para no incurrir en pérdidas como consecuencia de la necesidad que tienen de pagar grandes intereses, hayan de trabajar a plena capacidad o muy poca menos.

Sólo se puede trabajar al máximo de capacidad si se reciben órdenes de pedido con regularidad, lo cual es arduo difícil.

Pero las órdenes son mucho más constantes si se considera toda la industria de que se trate, que si consideramos una sola de las empresas que la constituyen; por consiguiente, es mucho más fácil planear la producción para el futuro de las organizaciones que se extienden o que abarcan la industria en su totalidad, o gran parte de ella, que las firmas pequeñas consideradas individualmente.

Una organización central puede calcular, teniendo en cuenta todas las eventualidades posibles, que en los próximos seis meses o un año se necesitarán tales o cuales cantidades; de este modo puede dividir la producción entre las diversas empresas que forman la industria, y hacerlo teniendo en cuenta las ventajas de equipo especializado que pueden existir; puede cerrar algunas plantas y emplear otras al máximo de su capacidad, eligiendo las más apropiadas y eficaces; en general, puede dirigir la industria en la forma más apropiada a su técnica y al estado de la demanda.


A esto se llama "racionalización".

jueves, 28 de mayo de 2015

¿Por qué difiere la organización?

La amplitud y extensión del mercado a que abastece son las primeras limitaciones de la magnitud de un negocio. Desde luego, eso explica la escasa magnitud del negocio individual en pueblos y pequeñas ciudades; el mercado es pequeño y, por lo tanto, el negocio no puede crecer.

La habilidad y energía del emprendedor o empresario que lo dirige es la segunda limitación; lucrativamente no puede rebasar los límites que éste pueda eficazmente controlar.

Pero aparte de estas obvias consideraciones, la magnitud depende sobre todo de las influencias técnicas.

La magnitud propia de una empresa fundidora de hierro y acero es muy diferente cuando se trabaja con convertidores Bessemer que cuando se trabaja con un horno de carbón vegetal, por ejemplo.

Lo que ahora buscamos son los hechos técnicos concretos que gobiernan la magnitud de las empresas en diferentes industrias, no con el detalle que interesaría a un ingeniero, sino en términos generales.

Dos clases de unidades deben considerarse: la unidad de producción (fábrica, hacienda, astillero, etc.); y la unidad de control (asociación, comandita o cartel). Las causas que gobiernan la magnitud de una, influyen también en la magnitud y estructura de la otra; pero en realidad los dos problemas son distintos; el primero técnico, el segundo comercial.

martes, 10 de febrero de 2015

Las principales clases de organización industrial

El negocio individual. Existe, en primer lugar, y es el caso más sencillo, el negocio individual que encontramos en ciudades pequeñas y pueblos, y que prevalecía en todas partes antes de la Revolución Industrial. El pequeño tendero, el carpintero, el herrero, el pequeño agricultor, aportan su propio capital, hacen su propio trabajo y venden sus productos. Esta es la clase de negocio más sencillo de todos; se reúnen en una sola persona las funciones de asalariado, capitalista y emprendedor.

La asociación y la empresa privada. Casi igual de sencilla es la anticuada asociación o pequeña empresa privada, que si bien emplea asalariados en lugar de realizar los que la constituyen su propio trabajo manual, y, por consiguiente, puede llegar a alcanzar una magnitud mucho mayor que el primitivo negocio individual, sigue combinando las funciones de capitalista y emprendedor. Las sociedades y las empresas privadas son típicas del siglo XVIII y principios del XIX, así como el negocio individual lo fue de la era anterior.

La compañía por acciones. Pero la organización más típica de nuestros días aunque empezó en una esfera limitada desde los siglos XVI y XVII, es la compañía por acciones. Sus características es que las funciones de proveer capital y la dirección se encuentran desligadas total o parcialmente. Los accionistas confían su capital a los directivos de la compañía a cambio del pago de intereses, y, aparte de las reuniones anuales en donde expresan nominalmente sus opiniones y críticas, renuncian a todo control.

Esta forma de organización tiene un atractivo sin el cual no podría existir: disposiciones legales según las cuales los accionistas, en caso de quiebra de la compañía, sólo serán responsables de las deudas que correspondan al monto de sus acciones. Como es natural, estas disposiciones disminuyen enormemente el riesgo en que se incurre al invertir en la compañía, y, por lo tanto, fueron un gran aliciente para el ahorro y el espíritu de empresa.

Las grandes combinaciones industriales. Por último, durante los últimos cincuenta o sesenta años se ha desarrollado una forma de organización aún más amplia y compleja que las compañías por acciones corriente, formadas de amalgamas, acuerdos, y otras conexiones entre ellas. La forma exacta que adoptan varía de un país a otro y de una industria a otra; en Estados Unidos encontramos "truts", en Alemania "kartels", en Inglaterra "conferencias navieras" y amalgamas, y en todos ellos integración horizontal y vertical; es decir, primero, combinaciones entre diferentes empresarios que se dedican al mismo negocio (como varios navieros) y, segundo, combinaciones de empresarios que manejan el mismo material en diferentes etapas de su elaboración como propietarios de minas, hornos de fundición, industrias siderúrgicas y empresas de construcciones mecánicas.


Próximamente veremos cómo y por qué surgen estas organizaciones.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La combinación de los factores y la combinación de la industria

De todas nuestras reflexiones hasta hoy podemos deducir que existe para toda fábrica, toda empresa mercantil y toda industria una magnitud determinada que económicamente es la mejor, supuesto un estado determinado de la demanda y la técnica.

El aumento de producción reparte los gastos generales sobre un número mayor de mercancías, pero puede hacer subir otros costes cuando es necesario utilizar factores de oferta inelástica. También existe siempre una cierta combinación de factores productivos que saca de ellos el mayor partido posible. El progreso técnico altera estos límites, pero no los suprime.

La industria, su estructura real, tal y como la vemos hoy, a la luz de esas anteriores conclusiones puede servirnos de aclaración y respuesta a numerosos interrogantes…

¿Por qué las industrias mecánica y siderúrgica están organizadas de manera distinta, por ejemplo, que las manufacturas de algodón?
¿Por qué algunas empresas están dirigidas por individuos y otras adoptan la forma de sociedades anónimas?
¿Por qué el control estatal se ha hecho más necesario en ciertas formas de empresa y en otras no?

Antes de empezar a responder a esas y otras cuestiones, lo cual intentaremos de ahora en adelante explicando las diferencias básicas entre las diferentes formas de organización industrial, a saber, el negocio individual, la asociación y la empresas privada, la compañía por acciones y las grandes combinaciones industriales.

Sigamos avanzando.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Progreso técnico y fuentes inferiores de abastecimiento

De todos lo referido relativo a la combinación de los factores productivos, se deduce que cuando crece la demanda de algún producto nos encontramos (aparte del inmediato aumento del precio) con la actuación de dos grupos de influencias.

A saber. Es probable que la industria que produce la mercancía deba recurrir a fuentes inferiores de sus factores productivos, o pagar más por ellos, con lo cual suben los precios.

Por otro lado existe un estímulo a la inventiva de las personas, los químicos y los ingenieros trabajan más y el resultado puede ser una mejora tal de la técnica que anule por entero los efectos de estos costes extra.


Desde hace ya algunos años, y en nuestros días, se han hecho y se hacen constantemente tantos inventos y descubrimientos que la tendencia general de los costes de producción es de baja sostenida a pesar del hecho de que las mejores minas se están agotando y la mejor tierra está ya toda cultivada. Por ejemplo, hoy en día Inglaterra no obtiene su abastecimiento de trigo de sus jugosas tierras, sino del norte de Canadá, a miles de kilómetros de distancia y en condiciones mucho menos favorables; pero los progresos técnicos de la agricultura y de los transportes han superado, ya con creces, esta desventaja.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Inventos

En general, todo el razonamiento sobre combinación de factores da por supuesto un estado de cosas diferente de la realidad, pues no se ha dicho nada de los inventos, y, desde luego, de hecho, éstos tienen lugar a cada momento y cambian, según aparecen, la técnica de la industria.

Hemos visto que en un estado determinado de la técnica industrial (es decir, haciendo caso omiso de nuevos inventos), existe una combinación de factores productivos que representa la mejor proporción posible, y que cada empresa tiene una magnitud que es, también, la menor (que depende del talento de la persona que la dirija).

Ahora bien, los inventos alteran tanto la mejor magnitud como la mejor proporción.

Por lo general hacen que aquella sea mayor y que la segunda incluya más capital. Pero con los nuevos inventos siguen existiendo una magnitud y una proporción que son las mejores y que no sería lucrativo exceder.

Cuando la fundición de hierro se hacía mediante carbón de leña se conseguía el tiro del horno con fuelles de mano, las empresas fundidoras tenían una magnitud óptima; después de la Revolución Industrial ha variado la técnica de la siderurgia, deja de tener importancia la magnitud óptima anterior, pero existe otra nueva que ocupa su lugar.


No hay ningún invento que suprima todo límite de magnitud y menos aún los de proporción.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

La aparición del aumento de costes.

La tendencia al aumento de costes nace cuando una industria en desarrollo tiene que recurrir a materiales, plantas industriales y trabajadores de segunda clase, por ser estrictamente limitada la oferta de los mejores. La minería es un ejemplo típico. A medida que se desarrolla tiene que profundizar más para encontrar el carbón o los minerales, aumentando el coste de taladrar y de bombeo, de ventilación, de extracción, etc. Y esto no es sólo verdad en un yacimiento cualquiera, sino de todos los nuevos que se empiecen a explotar. El que quiere continuar con la explotación de minas ha de ir cada vez más lejos, a medida que se van ocupando los mejores yacimientos, y lo más probable es que deba contentarse con un carbón de calidad inferior o con un mineral más pobre, que exija un beneficio mayor antes de poderse vender, aumentando así el precio del producto final.

Ahora bien, toda industria, no sólo la minería de carbón y la agricultura, utiliza una proporción viable de estos factores de oferta inelástica, como se les llama, es decir, los factores cuya oferta sólo se puede aumentar con relativa lentitud y a costa de mayores gastos, y quizá nada en absoluto. Por consiguiente, en toda industria, ya se trata de una empresa singular o de todo el grupo localizado, los beneficios de la expansión encuentran el obstáculo y, hasta cierto punto, la fuerza adversa del coste creciente de estos factores. Todo depende de la importancia que tengan, del papel que representen. La tierra (que es el factor de oferta más inelástica) representa un papel importante en la agricultura; y en la explotación carbonífera sólo existe un número fijo de yacimientos fáciles de trabajar. En las manufacturas ya no es tan fácil decir cómo se equilibran las fuerzas; sólo se puede afirmar, por ejemplo, que a medida que una industria crece, tiene probabilidades de tener que pagar más por su tierra, un combustible y quizá sus materias primas, pues, o bien utilizará nuevas ofertas (que probablemente se sacarán de fuentes inferiores, ya que las mejores se habrán utilizado en primer lugar), o tomará las que tenían otras industrias (cosa que sólo puede conseguir ofreciendo un precio más elevado).

Y sus costes subirán o bajarán con el proceso de expansión según que ésta exija recurrir a factores de oferta inelástica, como los anteriores, o elástica, como maquinaria que puede fabricarse pronto y barato, o una fuerza de trabajo móvil y fácilmente adaptable.

Este aspecto del problema está fuera del punto de vista del negociante individualmente considerado. El hecho de que una sola empresa pequeña decida ampliar su producción no afecta casi los precios de los materiales que usa. El economista es quien debe examinar la situación de conjunto, y ver qué sucede cuando son varias las empresas que modifican su producción; el economista observa el conjunto del problema, que el negociante no puede ver, porque está demasiado ocupado con su negocio.

miércoles, 16 de julio de 2014

¿Qué pasa cuando se amplía una industria?

Contrariamente a lo señalado cuando nos referíamos a la ampliación de una fábrica, cuando una industria se desarrolla puede aprovecharse de muchas economías que no eran posibles cuando empezó. En otro momento nos ocuparemos de estudiar con cierto detalle cómo se localiza una industria, cómo crece una fuente de trabajo cualificado, cómo la banca y los mercados, las facilidades de transporte y las industrias subsidiarias se concentran en el lugar donde se ha desarrollado un grupo de establecimientos dedicados a una producción determinada. Como es natural, cuanto mayor sea el grupo, más lejos llegará el proceso, y mayores serán las economías consiguientes. Este proceso es independiente de aquel otro por el que se desarrolla una empresa singular hasta alcanzar la magnitud que representa la proporción mejor de todos sus factores de producción (incluso el director). Es una cuestión de magnitud total, no de proporciones. Pero el problema del crecimiento tiene otro aspecto, que es el que explica por qué algunas cosas se encarecen de una manera permanente cuando aumenta la demanda de las mismas.