jueves, 2 de julio de 2015

La racionalización

Es característica de todas las industrias que emplean mucho capital que, para no incurrir en pérdidas como consecuencia de la necesidad que tienen de pagar grandes intereses, hayan de trabajar a plena capacidad o muy poca menos.

Sólo se puede trabajar al máximo de capacidad si se reciben órdenes de pedido con regularidad, lo cual es arduo difícil.

Pero las órdenes son mucho más constantes si se considera toda la industria de que se trate, que si consideramos una sola de las empresas que la constituyen; por consiguiente, es mucho más fácil planear la producción para el futuro de las organizaciones que se extienden o que abarcan la industria en su totalidad, o gran parte de ella, que las firmas pequeñas consideradas individualmente.

Una organización central puede calcular, teniendo en cuenta todas las eventualidades posibles, que en los próximos seis meses o un año se necesitarán tales o cuales cantidades; de este modo puede dividir la producción entre las diversas empresas que forman la industria, y hacerlo teniendo en cuenta las ventajas de equipo especializado que pueden existir; puede cerrar algunas plantas y emplear otras al máximo de su capacidad, eligiendo las más apropiadas y eficaces; en general, puede dirigir la industria en la forma más apropiada a su técnica y al estado de la demanda.


A esto se llama "racionalización".

No hay comentarios:

Publicar un comentario